Boxer Americano !

Conoce toda su Historia!

boxer americano 001La historia inicial del Boxer en los Estados Unidos está mal documentada. El conocido juez Charles G. Hopton recor-daba que se habían exhibido dos Boxers en la exposición de Westminster de 1898, y Frank Bigler ci¬taba rumores de exhibiciones de Boxers en Chicago en 1904. El pri¬mer Boxer que ganó un campeonato en los Estados Unidos fue Sgr. Damph von Dom en 1915. Era propiedad del gobernador de Nueva York y Mrs. Herbert G. Leh¬man. Aunque había unos cuantos aficionados a los Boxers en los años veinte, no fue hasta comien¬zos de los años treinta cuando la raza empezó a hacerse popular.

Marcia y Jack Fennessy de Ci- rrol Kennels importaron al cam¬peón internacional Check von Hunnenstein en 1932. Se le hizo mucha publicidad y fue el primer Boxer que ganó un título de «Best in Show». Y aún más importante, fue un gran perro con una perso¬nalidad maravillosa que hacía amigos para la raza por dondequiera que iba. Como había pocas perras de calidad, Check no engendró hijos de mérito relevante. Sin embargo, ejerció una gran in¬fluencia sobre la raza, y su nom¬bre figura en los pedigrees de mu¬chos grandes perros a través de su nieto, el campeón Dorian von Marienhof.

La primera perra que ganó un campeonato fue Dodi von der Sto- eckersburg, criada por Henry Stoecker y propiedad de Mrs. Miriam Breed. Ese mismo año, 1933, Bir- bama Crab llegó a ser la primera Boxer criada en América que ganó un grupo. Luego, en mayo de 1934, Mrs. Miriam Breed compró al campeón importado Sigurd von Dom para su criadero Barmere, recientemente fundado.
A Sigurd se le hizo mucha pu¬blicidad y ganó numerosos títulos en exposiciones. Calificado por al¬gunos como «el padre de los Bo¬xers americanos», Sigurd fue un perro excepcional, de color de leo¬nado, con una personalidad extra¬ordinaria. Así, en 1935 se produjo un gran auge de la popularidad del Boxer, y fue el año en que se fundó el American Boxer Club.

Al mismo tiempo, también cre-ció y se afianzó el American Kennel Club. Se dictaron reglas y normas. Se incentivó a los criadores para que exhibieran a sus perros criados en América. Se formaron diversos clubs que se hicieron miembros del AKC. Éste es el caso del American Boxer Club creado en mayo de 1935. Una vez admiti-do, solicitó que el Boxer pasara del grupo no deportivo al grupo de trabajo, lo cual se aprobó más tar¬de ese mismo año. Además, 1935 fue el primer gran año para los Boxers en los Estados Unidos. No sólo creció notablemente su nú¬mero, sino que la calidad y el éxito de la raza había demostrado que un buen Boxer podía sobresalir en comparación con otras razas.

HAGASE SOCIO

Entonces, en 1936, Mr. y Mrs. John P. Wagner importaron al campeón alemán Dorian von Ma- rienhof para su criadero Mazelai- ne. En Alemania, Dorian había si¬do declarado, casi unánimemente, sobresaliente entre los mayores perros de exposición existentes. Su viaje por América sirvió para incrementar aún más su reputa¬ción. Después de sólo 21 meses en el país, fue presentado en un total de 34 exposiciones, y permaneció invicto dentro de su propia raza
con unos sorprendentes 29 prime¬ros puestos en el grupo de trabajo y 22 «Best in Show». Además, fue el primer Boxer que consiguió el número uno en el grupo de trabajo de la exposición de Westminster en el año 1937.

Dorian, que era nieto de Sigurd por una parte y nieto de Check por la otra, dejó su huella en el mundo de los Boxers americanos, no sólo a través de su extraordi¬naria carrera de exposiciones, si¬no también, lo que es más impor¬tante, a través de su progenie. Fue uno de los pocos Boxers real¬mente grandes de la época que re¬produjo directamente su calidad, engendrando más de 35 campeo¬nes criados en América en un tiempo comparativamente corto.
Otra de las primeras piedras angulares del mundo del Boxer americano fue el campeón inter¬nacional Lustig von Dom, que fue importado por Mr. y Mrs. Erwin Freund para su Tugley Wood Ken¬nel. Lustig llegó en marzo de 1937, con Boxers. Posteriormente tam¬bién se utilizaron otras razas, pero inicialmente los Boxers fueron los principales perros de guerra en Alemania. Uno de los mejores fue el campeón Roll von Vogelsberg. Su infalible olfato y su instinto hi¬zo posible que rodease y contuvie¬se a grupos enteros de soldados y francotiradores por sí solo hasta que llegaba ayuda humana.

A pesar de la guerra, Roll toda¬vía tuvo tiempo para engendrar una o dos camadas para Frau Stockmann, produciendo varios descendientes famosos. Sin em¬bargo, la realidad cotidiana de di¬rigir un criadero en tiempo de guerra implicaba una penosa si¬
tuación económica. Frau Stock¬mann perseveró, aun cuando mu¬chos de sus perros más promete¬dores tuvieron que ser vendidos o cayeron enfermos por falta de di¬nero y de servicios veterinarios adecuados. Fue alentador el he¬cho de que Roll, a pesar de su edad y de los largos y duros años de guerra, ganase su quinto cam¬peonato después de la contienda, permitiendo a Frau Stockmann retirarle invicto.
La vida después de la guerra no fue mucho mejor pero Frau Stock¬mann, con su indomable persona¬lidad, se las arregló para criar al semental de su nueva dinastía du-rante esta época. Ivein von Dom,

 

banner 01

Ultimas Noticias e Informaciones!

banner 03

Hagase Socio de BOXER CLUB DE CHILE

Click Aqui
auspiciador 01
auspiciador 01
auspiciador 01